Ya hemos hablado acerca de la mediación, mostrando sus beneficios y ayudándole a saber cómo prepararse para una próxima mediación. Notamos que la mediación es a menudo una opción altamente ventajosa. Se toma menos tiempo y es menos costosa, dándole a las partes control sobre el proceso y el resultado.

Dicho esto, ¿hay momentos en que la mediación no es la mejor opción?

Buena pregunta. La respuesta es “sí”, y en la publicación de hoy, vamos a identificar un par de situaciones en las que tratar de resolver una disputa a través de la mediación podría ser no beneficioso.

La mediación podría no ser la mejor opción si:

  1. Una de las partes se niega a negociar. La mediación requiere que ambas partes estén dispuestas a resolver razonablemente un problema y decidir el camino a seguir. Si una de las partes no es razonable o se niega a participar para llegar a un compromiso, la mediación podría no ser la mejor manera de avanzar.
  2. Una de las partes es vulnerable o fácilmente acosada. La mediación en estas circunstancias podría permitir que se aprovechen de la parte más vulnerable.
  3. Cualquiera de las partes podría estar ocultando información. La mediación funciona de manera efectiva cuando existe un esfuerzo de buena fe de ambas partes para alcanzar un acuerdo aceptable. Si alguna de las partes en la disputa no actúa de buena fe, es menos probable que la resolución a través de la mediación tenga éxito.
  4. El caso involucra infracciones legales. Si el caso involucra un punto de la ley o alegaciones de cualquier tipo de infracción legal, entonces la mediación no puede ser una opción.

Si tiene otras preguntas o inquietudes sobre la mediación, nos encantaría hablar con usted. Decimos esto a menudo, y es cierto: como cada caso es diferente, lo mejor que puede hacer es hablar con su abogado para encontrar el camino a seguir para usted y su situación específica.