La tan esperada fecha límite del DACA del 5 de marzo de 2018 perdió gran parte de su fuerza debido a tres decisiones judiciales federales en California, Nueva York y el Distrito de Columbia (D.C.), sosteniendo que el programa debe permanecer al menos por las solicitudes de renovación mientras el litigio pendiente en los tribunales federales continúa. La mayoría de los inmigrantes que siguen el progreso de la legislación de DACA dieron un suspiro de alivio con la aprobación del 5 de marzo y el retraso en la decisión de la Corte Suprema. Pero, ¿qué pasó realmente con todo eso y cuáles son las implicaciones y perspectivas futuras?

Aquí hay algunos datos rápidos que lo ayudarán a navegar este tema confuso y cambiante.

Cronología:

  • Otros proyectos de ley y votos están en espera hasta que el Congreso vuelva a reunirse para la sesión de otoño. Esto significa que será a fines del otoño antes de que se tomen decisiones nuevas.
  • Los litigios en curso en los tribunales del Circuito (incluido el tribunal de apelaciones del Noveno Circuito), probablemente terminarán yendo a la Corte Suprema y es probable que haya más retrasos.

Las buenas noticias:

  • Las personas que ya están inscritas en DACA son elegibles para someter una renovación.
  • Desde febrero de 2018, USCIS comenzó a aceptar solicitudes de renovación de DACA y está entregando las que se van aprobando.
  • Actualmente estamos recibiendo aprobaciones de aplicaciones de renovación en menos de dos meses.
  • USCIS acepta solicitudes de renovación para todos los beneficiarios de DACA actualmente inscritos, independientemente de la fecha de vencimiento; es decir, incluso los beneficiarios con autorización de empleo válida hasta 2019 pueden renovar.
  • Pronto el USCIS comenzará a aceptar nuevas solicitudes de DACA, si la administración de Trump no proporciona una razón válida y no arbitraria para rescindir el programa.

Las malas noticias:

  • Las personas que son recién elegibles para DACA o que nunca enviaron una solicitud siguen en riesgo porque no se están aceptando nuevas aplicaciones.
  • Aunque actualmente vemos aprobaciones rápidas (menos de dos meses), es posible una demora ya que el proceso de aprobación puede demorar hasta 120 días, tiempo durante el cual muchos beneficiarios de DACA van a experimentar un lapso en su estado legal, oportunidades educativas y elegibilidad laboral. Incluso, si el individuo puede probar que su nueva solicitud está en proceso, no se le ofrece ninguna protección contra la pérdida de empleo, la interrupción de la educación o la deportación.

Debido a que DACA tiene implicaciones tan importantes para nuestras familias, nuestros clientes y nuestra comunidad, aquí en Castan & Lecca queremos ayudarlo a mantenerse informado sobre los hechos de la situación (buena, mala o desagradable), aún en el medio de todo lo que se dice en los medios noticiosos u opiniones de otras personas. ¡Siéntete siempre libre de comunicarse con uno de nuestros abogados si tiene preguntas o inquietudes!