“Cada 7 segundos, un trabajador se lesiona en el trabajo”. – National Safety Council

“Hubo 2.8 millones de lesiones y enfermedades no fatales relacionadas con el trabajo reportadas por empleadores de la industria privada en 2018, sin cambios desde el 2017”. U.S. Bureau of Labor Statistics

Si bien estos números no son alentadores, lo que nos muestran es que los trabajadores hispanos, así como otros trabajadores minoritarios, tienden a tener más lesiones en comparación con los trabajadores blancos/no minoritarios. El Bureau of Labor Statistics informó 961 muertes de hispanos/latinos en 2018, y el 67% eran personas nacidas en el extranjero. Un artículo de investigación de la USC de 2017 titulado “Racial And Ethnic Differences In The Frequency Of Workplace Injuries And Prevalence Of Work-Related Disability” exploró las posibles causas de correlación entre la etnia y el riesgo elevado en el lugar de trabajo. Según los investigadores:

La mayoría de la evidencia sugiere que los miembros de las poblaciones minoritarias enfrentan un lugar de trabajo con un alto riesgo de lesiones…. Las disparidades raciales en el riesgo de lesiones en el lugar de trabajo están fuertemente influenciadas por diferencias en la disponibilidad de diferentes tipos de trabajos según raza y etnia. Por ejemplo, la evidencia sugiere que los trabajadores de la construcción hispanos inmigrantes enfrentan riesgo de lesiones fatales y no fatales, en comparación con los trabajadores hispanos o no hispanos nativos.… La tasa de trabajadores hispanos nacidos en el extranjero tuvieron las lesiones laborales más altas esperadas pero las más bajas comparadas con la discapacidad asociada con el trabajo…. Una implicación clave de nuestros hallazgos es que las diferencias sistemáticas en las oportunidades económicas están fuertemente asociadas con los miembros de grupos minoritarios que están sujetos a un mayor riesgo de lesiones en el lugar de trabajo. Desafortunadamente, estas disparidades reflejan una larga historia en grupos minoritarios raciales/étnicos que enfrentan las peores condiciones en el trabajo.

En conclusión, el estudio señaló que “las disparidades en las oportunidades económicas de las minorías las llevan a aceptar trabajos más peligrosos que aumentan el riesgo de lesiones y discapacidad”.

Esta realidad es una de las razones por las que a Castan & Lecca le apasiona representar a los trabajadores desfavorecidos en casos de indemnización laboral y lesiones personales. Si bien no podemos cambiar por sí solos todas las desigualdades del sistema económico, podemos abogar por la protección y compensación para los más vulnerables al riesgo y con una representación insuficiente.