Un accidente de “golpe y fuga” (hit and run), ocurren en cualquier momento en que se produce una colisión entre vehículos o entre un vehículo y un peatón, y las personas involucradas abandonan la escena antes de que se hayan tomado las medidas adecuadas para abordar la situación. Esta clase de accidente puede ser realmente desorientador y angustioso, por lo que queremos darle algunos pasos simples que debe seguir si se encuentra en esta situación. La ley de Georgia toma en serio los delitos de “golpe y fuga”, y queremos que sepa que generalmente hay una forma de avanzar en circunstancias como esta.

Si estás involucrado en un “golpe y fuga” (hit and run)…

  • Preocúpese por sus lesiones. Si tiene lesiones graves, asegúrese de estar fuera de peligro y quédese quieto hasta que llegue el EMS. Esta siempre debe ser su principal preocupación.
  • Llame al 9-1-1 y obtenga asistencia inmediatamente.
  • Observe y anote todo lo que pueda sobre el vehículo que lo golpeó. Obtener la información completa o incluso parcial del número de la placa del vehículo (incluido el estado o el condado) siempre es útil, pero incluso si no puede obtenerla, registre todo lo que pueda sobre la marca, el color, el estado del vehículo, la descripción del conductor, etcétera.
  • Si puede salir de su vehículo y tomar fotografías para documentar el entorno y los daños, tómese el tiempo para hacerlo.
  • Trate de hablar con cualquier testigo y tome su información de contacto, si es posible. Los testigos son útiles para documentar y defender un caso de “golpe y fuga” (hit and run), especialmente si tiene que presentar una reclamación ante su propio seguro.
  • Complete un informe personal de accidente lo antes posible.
  • Comuníquese con un abogado para discutir su caso con ellos y obtenga asesoría legal sobre cómo proceder.

Incluso, aunque usted de información básica sobre la persona, la policía a menudo tiene éxito en encontrar al responsable del accidente. En los días y semanas posteriores al incidente, lleve un diario de los gastos médicos y de reparación como un medio para documentar y obtener la mayor compensación posible por las lesiones y el dolor de cabeza que ha sufrido.

Como abogados, tenemos una cosa más que recomendarle: compre una póliza de seguro que le cubra contra conductores que no tengan seguro, o que tienen una cobertura insuficiente.

Este es el por qué:

Esta cobertura le protege a usted en casos de lesiones recibidas como resultado de un conductor negligente y sin seguro. Un conductor no asegurado es alguien que no tenía ningún seguro, tenía un seguro que no cumplía con los requisitos de responsabilidad mínima exigidos por el estado, o cuya compañía de seguros rechazó su reclamación o no tenía la capacidad financiera para pagarla. Un conductor que está envuelto en un “pega y fuga” (hit and run), cuenta como no asegurado en lo que se refiere a lesiones corporales, pero no por daños a la propiedad.

Como conductor responsable, usted tiene un seguro de automóvil para protegerse en caso de un accidente. Pero no todos son tan concienzudos. Si no tiene la cobertura contra conductores sin seguro o con seguro insuficiente (UM/UIM), usted está en alto riesgo financiero si es golpeado por un conductor sin seguro o por alguien sin la cobertura adecuada. Esto es mucho más común de lo que piensas. El instituto de información de seguros informa que el 13% de los conductores, uno de cada ocho, no tiene seguro.

“Digamos que está manejando a la tienda hoy y este conductor de 19 años y sin seguro, impacta el costado de su automóvil”, dice Dave Emmette, gerente de riesgos de AIC Insurance en Ada, Michigan. Ese es el tipo de escenario que se ve en todo el país todos los días, y en muchos casos, aquellos que son golpeados por un conductor sin seguro pueden encontrar que están atrapados con costosas facturas médicas y otros gastos, a menos que tengan una cubertura contra conductores sin seguro o con seguro insuficiente. Emmette dice que UM/UIM es un seguro asequible que debería ser parte de la póliza de todos. “Nunca, nunca hago una póliza sin ella”, dice. “¿Por qué querría no tenerla? Quiero tener una buena cobertura que me proteja”.

Dicho esto, ser proactivo en cuanto a protegerse en caso de un accidente de “golpe y fuga” incluye tener cobertura UM/UIM en su póliza de seguro. Nada como estar protegido en la carretera.